Al iPhone X ya le han salido sus primeras pegas

El iPhone X no hace más que acaparar publicaciones a tropel y no es para menos, hacía tiempo que Apple no daba un salto tan importante en materia de diseño y la gente lo esperaba como agua de mayo.

El último smartphone de la empresa de Cuppertino está revolucionando las redes sociales gracias a algunas funciones como los animojis (emojis que se animan realizando un seguimiento de la cara del usuario) o el tan aclamado Face ID (identificación facial) y su supuesta efectividad.

El Face ID del iPhone X en el punto de mira

No vayáis a caer en el error que se trata del clásico reconocimiento de imagen visto en tantos otros móviles. El Face ID es mucho más complejo, puesto hace uso un complejo sistema que extrapola la imagen real con la obtenida a través de una cámara infrarroja, utilizando un patrón de luz con una matriz de 30.000 puntos. Esta información se procesa e interpreta por medio de la tecnología TrueDepth, que genera un archivo digital totalmente único basado en cada rostro y que cuenta con una tasa de error menor a 1 entre 1.000.000.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, ya que a pesar de este despliegue tecnológico, el Face ID pone en la cuerda floja la privacidad del usuario debido a los permisos que requieren ciertas aplicaciones, cosa que no ha hecho ni la más mínima gracia a muchos usuarios. Pero es que, además de esto, puede quedar en entredicho a la hora de utilizarse como método de desbloqueo del terminal, tal y como se ve en un vídeo publicado en Reddit -> Enlace

El tema es que en el vídeo vemos a dos hermanos haciendo uso de un iPhone X al cual se le ha configurado el Face ID con tan solo la cara de uno de ellos. El Face ID funciona de maravilla con su usuario original, pero la coña llega cuando le pasa el móvil a su hermano. Mientras este último no lleve gafas, el Face ID hace bien su trabajo, pero a la que se pone unas gafas similares a las del hermano y usuario original del teléfono, se pierde la magia y Face ID desbloquea el teléfono, lo que nos lleva a dos preguntas:

  1. ¿El iPhone X y Face ID reconocen las gafas como un rasgo facial?
  2. ¿Está la seguridad del iPhone X en entredicho?

Estas preguntas supongo que se irán respondiendo con el tiempo y que las brechas de seguridad que pueda presentar el Face ID se cierren por medio de actualizaciones, recordad que es un sistema muy complejo y requiere de mucho desarrollo.

El rendimiento del iPhone X se lleva un meneo a manos del Galaxy Note 8

Otro punto en el que el iPhone X se ha llevado un pequeño palo es en el rendimiento. Concretamente, a manos de uno de sus eternos rivales, el Samsung Galaxy Note 8.

En el vídeo que nos llega a través de Softpedia, vemos al Samsung Galaxy Note 8 mano a mano con el iPhone X, aclarándonos desde el principio que ambos están actualizados al día. La prueba consiste en abrir, de manera simultánea en ambos móviles, las mismas aplicaciones y ver lo que tardan en ejecutarlas y hacernos ver el rendimiento del aclamado procesador Apple A11 Bionic frente al Qualcomm Snapdragon 835 de la versión americana del Note 8.

 

Para sorpresa de los más acérrimos de la marca californiana (e incluso mía), el Galaxy Note 8 ejecuta 21 apps más rápidamente que el iPhone X, el cual tan solo ejecuta 9 apps más rápidamente que el Samsung.

Lo curioso es que en algunos benchmarks de reconocido prestigio, el iPhone X casi duplica la puntuación de las pruebas multi-core del Galaxy Note 8. De todos modos, puebas y benchmarks aparte, ambos terminales son dos buenos misiles y al final, todo esto que supeditado al usuario que lo tenga en mano y al uso que se haga del terminal.

Y los tests de resistencia no lo dejan en buen lugar…

Aquí me limitaré a dejaros la foto, que bastante dolorosa es.

Administrador de sistemas, redes y programador web.
Colaborador de smartphonesworld.es.
Geek, Freak y todo lo que acaba en K.
Amante de la tecnología, los libros, la música y los videojuegos.
Correctamente Inpolítico.

Deja un comentario