Cambiar de móvil en 2016: Samsung Galaxy S7 Edge vs LG G5

Llegados a este punto del año, con el Galaxy S7 Edge ya en las tiendas y el LG G5 listo para aterrizar en ellas, hay mucha gente que se está planteando el cambiar de móvil y no tiene claro por cual decantarse.

En este post voy a tratar de echar un cable a esa gente poniendo sobre la mesa y enfrentando las principales características de estas dos bestias pardas.

Samsung Galaxy S7 Edge vs LG G5

Obviamente, no he probado ninguno de los dos terminales más allá de lo que pude toquetear durante el MWC16, pero creo que fue lo suficiente como para sacar algunas conclusiones a priori y obtener un balance de características aproximado, a falta de hacer pruebas más intensivas, por lo que los que os voy a comentar a partir de ahora puede ser susceptible de un cambio de criterio tras probarlos en serio.

Diseño

Como podéis ver en la imagen que encabeza el post, los dos terminales parten de conceptos muy distintos y son fácilmente reconocibles.

Galaxy S7 Edge

Por un lado tenemos el Galaxy S7 Edge, que hereda el diseño del S6 Edge: cuerpo y marco metálico hecho de una aleación ligera compuesta de alta densidad, cristal trasero montado sobre una lámina de acabado metalizado y en el frontal encontramos el mismo color y los bordes curvos característicos de los smartphones de la serie Edge de Samsung. Todo ello en un cuerpo muy delgado y ligero con un aspecto premium impecable y más ahora que han conseguido eliminar, casi por completo, la joroba que hacía la cámara en el S6.

A todo esto, debemos sumarle que Samsung ha hilado muy fino al incorporar microconductores de cobre dentro del teléfono, justo encima de donde va el SoC de procesamiento, por los que corre un líquido refrigerante, lo que evitará que la temperatura superficial del S7 Edge se dispare considerablemente como en otros modelos.

LG G5

Por otra parte está el LG G5, con el que la marca se ha alejado totalmente de la línea de diseño introducida con el G2 y seguida por el G3 y el G4. En el G5 vemos un diseño muy próximo al del Nexus 5X (fabricado por LG) aunque mucho mejor acabado. LG ha querido poder ofrecer un smartphone con cuerpo totalmente metálico y que todavía diera la opción de extraer la batería, cosa que en el S7 Edge no se puede hacer.

Como os decía, el G5 toma como base el Nexus 5X, teléfono que ya me parecía feucho de por sí y francamente, el G5 tampoco me entusiasma, aunque debo decir que el frontal sí me parece atractivo, la parte trasera ha quedado un tanto cutre para mi gusto, más aún si lo comparamos con el LG G4. De todos modos, el equipo es bastante ligero y muy agradable al tacto, además de transmitir mucha fiabilidad.

Rendimiento

En este punto, ambos móviles están muy a la par y tendría que probarlos unos días para poder emitir un juicio certero al respecto, de todos modos, allá vamos.

Galaxy S7 Edge

Samsung ha vuelto a diversificar sus dispositivos por mercados, aunque en esta ocasión será el mercado europeo el que reciba la versión que monte el procesador Samsung Exynos 8890 de 64 con 8 núcleos (4 a 2’3 GHz + 4 a 1’6 GHz), una verdadera bestia con unos resultados de infarto en cualquier benchmark (un 30’4% más potente que el S6). A lo que debemos sumarle una GPU Mali-T880 MP12 con un rendimiento alucinante (un 63’9% más que la de su predecesor), a juzgar por las demos de la presentación y lo que pude probar en el MWC.

Además de esto, tenemos que añadirle los 4 GB de memoria RAM LPDDR4 que monta, lo que le otorga un extra de potencia importante. Todo esto se remata con una memoria interna de 64 GB UFS 2.0, cuya velocidad de escritura y lectura es altísima, con el añadido de poderse ampliar con tarjetas MicroSD de hasta 200 GB.

LG G5

El G5 tampoco es que vaya precisamente cojo en lo referente al rendimiento ya que monta un procesador Qualcomm Snapdragon 820 de 64 con 8 núcleos, con una GPU Adreno 530 que rinde a las mil maravillas.

Del mismo modo que el Samsung, el G5 también viene armado con 4 GB de RAM LPDDR4. El cojunto del procesamiento del G5 se cierra con una memoria interna de 32 GB que se podrán ampliar por medio de tarjetas MicroSD de hasta 2 TB, una auténtica barbaridad.

Multimedia

En este punto, ambos móviles están muy reñidos y no porque sean parecidas sus características, sino porque ofrecen planteamientos distintos y con unas cifras realmente importantes.

Galaxy S7 Edge

El Samsung empieza su repertorio multimedia con una pantalla SuperAMOLED de 5.5″ con resolución 2K y una densidad de 534 ppp, la que para mi es la mejor pantalla disponible para smartphones en la actualidad. Ofrece un brillo fantástico, una paleta de colores muy acertada y un contraste que, a pesar de ser algo alto, da un cierto toque de profundidad a la imagen. Esta pantalla ocupa el 76’1% del frontal del teléfono y viene cubierta por un cristal Gorilla Glass 4.

Para las cámaras, Samsung ha optado por un sensor nuevo firmado por el propio fabricante con una lente de 26 mm. En esta ocasión se trata de un sensor de BRITECELL de 12 Mpx Dual Pixel, una tecnología que intenta aislar unos píxeles de otros, para obtener capturas menos contaminadas. Esto se pone aún más interesante en el momento en el que leemos que el nuevo sensor de Samsung cuenta con una apertura de f/1.7, la más alta en un móvil hasta la fecha. Otro punto muy fuerte de la cámara del S7 Edge es su auto-enfoque, es espectacularmente rápido y ya no solo por lo que se vio en la presentación, sino por lo que pude probar en el stand de la marca. También cuenta con estabilización de imagen, bastante resultona, aunque inferior a la del LG.

De todos modos, hay que tener en cuenta que en este aspecto, Samsung ha utilizado dos sensores, por un lado están los BRITECELL antes mencionados y por otra parte, hay unidades que montan un IMX260 de Sony, con las mismas especificaciones que el BRITECELL aunque ligeramente más luminoso. Francamente, sigo sin entender porque hace esto.

Un inciso con esto de la apertura. Hace un par de semanas, la marca me invitó a un pequeño evento en el que nos hicieron una presentación más cercana del Galaxy S7 y pudimos probar la cámara en un pequeño cuarto que apenas contaba con iluminación, obteniendo unas imágenes relativamente luminosas, mucho más que las obtenidas con un iPhone de uno de los asistentes o incluso con mi LG G4 que tiene una apertura de f/1.8.

En el caso de la cámara frontal del S7 Edge, tenemos un sensor ISOCELL de 5 Mpx con una lente de 22 mm y con la misma apertura que la cámara trasera. Samsung ha puesto bastante atención en la cámara frontal implementando nuevas opciones como un pseudo-flash para selfies, que lo que hará es dar un pantallazo blanco con el brillo al máximo y así evitar que los selfies en sitios oscuros queden… Pues eso, oscuros. También hay opciones que nos permitirán disparar selfies panorámicos, cosa que ya vimos en el modelo anterior.

LG G5

La marca surcoreana ha tomado la decisión de bajar el tamaño de la pantalla con respecto a su predecesor, pasando de las 5.5″ del G4 a las 5.3″ del G5. Eso sí, se mantiene el tipo de panel y la resolución: IPS con resolución 2K y 554 ppp de densidad. En lo referente a la relación pantalla/frontal, las cifras del G5 se sitúan en el 70’1%, algo por debajo del Samsung. Mientras que el S7 Edge tiene curvas en ambos lados de la pantalla, el G5, se aleja de la conocida pantalla curva del G4 y opta por una ligera curvatura en la parte superior de la pantalla.

La gente de LG se ha liado la manta a la cabeza en aras de ofrecer algo nuevo y distinto en materia de cámaras para móviles.

Si miramos la parte trasera del G5, veremos que cuenta con dos lentes. La principal equipa un sensor de 16 Mpx con una apertura de f/1.8 y la otra lente esconde un sensor de 8 Mpx con un gran angular de 135º y una apertura de f/2.4. Esto tuve ocasión de probarlo en el MWC y el resultado del gran angular es una pasada. Cuando pasamos de la cámara principal (la de 16 Mpx) a la secundaria la diferencia es impresionante. Otro punto fuerte de la cámara del G5 es el auto-enfoque por láser infrarrojo que es muy rápido y el estabilizador de imagen de 3 ejes que hace un trabajo espléndido.

Una vez más, LG ha hecho un gran trabajo con el sensor de 16 Mpx desarrollado y fabricado por ellos mismos al cual le podemos sacar muchísimo partido con el modo manual, obteniendo imágenes realmente buenas.

En el frontal han echado mano de un sensor de mayor resolución que Samsung, siendo el de LG de 8 Mpx, aunque con una apertura inferior a la de su competidor, f/2.0.

Batería

En este apartado voy totalmente a ciegas y tan solo puedo especular, por lo que este punto está sujeto a cambios de parecer tras probarlos.

Galaxy S7 Edge

Los de Samsung han aprendido de la experiencia del modelo anterior que, aunque no andaba mal de autonomía, se podía mejorar. En esta ocasión, el S7 Edge viene con una batería no extraíble de 3.600 mAh que, a juzgar por lo anteriormente mencionado, le debería de otorgar a este móvil una autonomía más que de sobra para superar un día de uso intensivo.

LG G5

LG ha dado un paso un tanto extraño con la batería del G5, teniendo una capacidad de 2.800 mAh, 200 miliamperios menos que la batería del G4. Si el consumo del G5 sigue en la línea del G4, podríamos tener una autonomía más que decente en este smartphone.

Otros

En ambos teléfonos tenemos lector de huellas. El Samsung en el botón central inferior del frontal tan característico de la marca, mientras que el G5 lo tiene en la parte posterior, justo debajo de la cámara.

El G5 dispone de un conector USB Tipo-C para cargar la batería, mientras que el Samsung se queda en el ya clásico MicroUSB.

Por contra, el G5 no cuenta con sensor de frecuencia cardíaca, mientras que el S7 sí tiene uno, pegado al flash de la cámara trasera, tal y como vienen haciendo desde el Galaxy S5.

En cuanto a lo que al sistema operativo se refiere, ambos modelos vienen con Android 6.0 Marshmallow, aunque cada uno con su propia interfaz de usuario. Samsung con una nueva revisión de TouchWiz, en la que se han pulido muchísimos detalles y se han mejorado los problemillas de latencias de las iteraciones anteriores, además de implementarse una nueva opción llamada Gamers Hub, pensada especiamente para los jugones y que optimizará el rendimiento del teléfono y el consumo de batería, al tiempo que nos permitirá capturar la pantalla en imagen fija o en vídeo para luego compartir nuestras partidas con nuestros amigos. En el caso de LG tenemos la interfaz de usuario Optimus UX de la marca, en la que también se han revisado y pulido algunos elementos, mejorando la fluidez de la capa.

Como punto final, mencionar que mientras el Galaxy S7 Edge cuenta con certificación IP68 (resistente al polvo y a inmersiones en agua), el G5 no cuenta con ningún tipo de certificación en este aspecto.

Samsung Galaxy S7 EdgeLG G5
ProcesadorSamsung Exynos 8890, 64 bits, octa-coreQualcomm Snapdragon 820, 64 bits, quad-core
RAM4 GB LPDDR44 GB LPDDR4
Almacenamiento64 GB + MicroSD32 GB + MicroSD
Cámara traseraBRITECELL (o Sony IMX260) 12 Mpx DualPixel, 26 mm, f/1.7LG 16 Mpx, f/1.8 + 8 Mpx (135º), f/2.4
Cámara delantera5 Mpx, 22 mm, f/1.78 Mpx, f/2.0
PantallaSuperAMOLED 5.5″ 2K (534  ppp) con laterales curvados y Gorilla Glass 4IPS 5.3″ 2K (554 ppp) con Gorilla Glass 4
BateríaNo extraíble de 3.600 mAhExtraíble de 2.800 mAh
Sistema operativoAndroid 6.0 Marshmallow + TouchWiz UXAndroid 6.0 Marshmallow + Optimus UX
CertificacionesIP68
ConectorMicroUSB 2.0USB Tipo-C
Lector de huellas
Sensor de frecuencia cardíaca
Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

Deja un comentario