“Dear Tim Cook” o una bofetada a una empresa intocable

Creo que de todos es sabido que Apple es una de las empresas más grandes e importantes que jamás han existido, llegando a convertirse, no solo en lo ya citado, sino en toda una institución y en un icono de la cultura popular.

Además de esto, como empresa ha llegado a tal punto de poder que hasta parece que puede influir en las propias instituciones públicas de algunos países, tal y como apuntan desde el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, uno de los más importantes de Alemania.

Dear Tim Cook” es una carta abierta a una empresa que hace y deshace a su antojo y con impunidad

Ha sido Wolfgang Krach, editor jefe del citado periódico, quien ha publicado una carta abierta al actual director ejecutivo de la empresa de la manzana, Tim Cook, aportando un enfoque distinto de una empresa que invierte cantidades obscenas de dinero en su maquinaria legal y publicitaria con tal de mantener una imagen pública impoluta, pero lo malo de la mierda es que al final siempre sale a flote. A continuación tenéis la carta traducida:

“Querido Tim Cook,

No me conoce, pero le conozco. No personalmente, sino de TV, transmisiones en vivo de sus apariciones en Cupertino mientras presentaba el nuevo iPhone, y por supuesto, del periódico de mi organización y su página web. Soy el editor jefe del Süddeutsche Zeitung, el diario líder de Alemania y que obtuvo los Panama Papers y más tarde los Paradise Papers, que continuamos analizando e informando junto con colegas del New York Times, el Guardian, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y casi 100 organizaciones de medios más.

La suya es una de las compañías más famosas y prestigiosas del planeta. Sus productos son excepcionales. El iPhone no solo cambió el mundo, sino que lo hizo más rápido que cualquier otra innovación tecnológica en la historia. Apple es adorada por millones y ha alcanzado el estatus de culto. Personalmente, he tenido un iPhone por 10 años. Mis dedos rozan mi iPad todos los días. En casa, un MacBook espera. Si todos en nuestra sala de redacción tuviéramos que elegir entre computadora de trabajo y teléfono inteligente, estoy seguro de que la mayoría de la gente optaría por un dispositivo de Apple.

Mis colegas y yo hemos seguido durante mucho tiempo los debates en los Estados Unidos y Europa sobre los impuestos de Apple. Usted mismo, a menudo, ha tomado una posición sobre el tema, como lo hizo antes del Senado de los EE.UU. en 2013. En ese momento dijo que Apple no “dependía de trucos con los impuestos”. Sin embargo, en los Paradise Papers descubrimos información que empaña la imagen de Apple que intenta transmitir. Las preguntas formuladas por el Süddeutsche Zeitung y nuestros colegas antes mencionados han quedado sin respuesta o se han encontrado con, en el mejor de los casos, tópicos de labios apretados. ¿Por qué?

Apple emplea a miles de excelentes ingenieros altamente cualificados, técnicos, abogados, gerentes y especialistas en relaciones públicas que asistieron a colegios y universidades de todo el mundo. Muchas de estas instituciones de educación superior están total o parcialmente financiadas con dinero de los contribuyentes. Apple se beneficia directamente de la infraestructura, educativa o no, que los países mantienen. Sr. Cook, recientemente le dijo al New York Times que Apple tenía una “responsabilidad moral” no solo para ayudar al crecimiento de la economía de los EE.UU., sino también para “contribuir con los otros países en los que hacemos negocios”.

Por supuesto, somos conscientes de que Apple es uno de los mayores contribuyentes en los Estados Unidos. ¿Pero qué hay del exterior?

Las declaraciones públicas revelan que, entre 2010 y 2017, en promedio, Apple generó dos tercios de sus ganancias fuera de los EE.UU.. Evidentemente, ganó 41’1 mil millones de dólares en 2016 y otros 44’7 mil millones en 2017. Lo que estas presentaciones también muestran es que desde 2010, el extranjero de Apple los ingresos ganados han sido tasados a una tasa de entre 1 y 7 por ciento, Sr. Cook, ¿cree que esto concuerda con la “responsabilidad moral” por la que ha abogado? Tal “optimización impositiva” – aunque legal – solo es posible porque las firmas de abogados especializadas como Appleby diseñan complejas estructuras de empresa inaccesibles para la mayoría de empresas. Los trabajadores cualificados, propietarios de pequeñas empresas y empleados en la mayoría de países fuera de los EE.UU., muchos de los cuales, seguramente, usan productos de Apple, no tienen los medios para eludir los impuestos ordinarios.

En Alemania, se estima que Apple (que no publica las cifras exactas) generó ingresos en los miles de millones el año pasado, de los cuales pagó 25 millones de euros en impuestos. En otras palabras, solo el 0.2 por ciento de los impuestos que Apple pagó en todo el mundo terminó aquí. Esto ni remotamente se relaciona con el porcentaje de ventas globales y ganancias que Apple registró en Alemania. Estoy seguro de que puede apreciar la dificultad que tenemos para explicar esto a nuestros lectores.

Pero lo que más me inquieta es la forma en que Apple instruyó a un bufete de abogados a obtener una “garantía oficial de exención de impuestos” del gobierno de un país. ¿Por qué quiere eso? ¿Por qué se siente autorizado a no pagar impuestos en un país? ¿Quería que el estado de impuesto cero fuera una condición previa para establecer la residencia fiscal allí? ¿Qué le da derecho a hacerlo?

¿Y qué comprensión de la democracia se supone que debemos discernir a partir de la pregunta que hizo este bufete de abogados? ¿Sobre si el país tenía un “partido de oposición creíble” o un “movimiento que pudiera reemplazar al gobierno actual”? ¿Intentaba asegurarse de que podría conservar el estatus libre de impuestos incluso después de las elecciones o un cambio de gobierno?

Sr. Cook, el Süddeutsche Zeitung y nuestros lectores todavía están esperando respuestas a una letanía de preguntas.

Apple se anuncia a sí misma como una empresa transparente. Si esto es cierto, entonces realmente no hay ninguna razón para permanecer en silencio, ¿verdad?

Atentamente,

Wolfgang Krach

Editor en jefe, Süddeutsche Zeitung”

Como veis, la colleja que le suelta este caballero a la empresa y a Tim Cook es realmente considerable y más aún cuando ahora hay documentación que da fe de lo que hasta ahora era casi un secreto a voces.

Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

Deja un comentario