Finger Spinner, la peonza del siglo 21

Esta historia empieza hace, justo hoy, una semana. Entré en el salón de casa de mi hermana y vi en la mesa un objeto simétrico con 3 brazos.

  • Dije: Ostras qué guay, ¿qué es?
  • Y mi sister respondió: ¿No sabes lo que es tía? No me esperaba esto de ti…
    Justo en ese momento me sentía en un mar de dudas.
  • Y a continuación dijo: Es un Finger Spinner, se lo ha dejado olvidado mi novio.
  • Y dije: Me suena.

Me enseñó una foto de Google y dije “aahmm, ahora me encaja todo“. A lo que ella me volvió a repetir que no se esperaba que yo no lo conociese. Y claro, en ese momento me empecé a sentir inútil, se supone​ que soy redactora tecnológica.

Empecé a investigar y me encontré con precios desorbitados, diversas formas, con luces de colores, aceites especiales para engrasar las piezas, y la historia de su creadora, que por no renovar la patente ahora no puede vivir de nosotros.

Empecé a girar y girar, ahora sobre un solo dedo, ahora sobre la mesa, ahora lo agitaba mientras giraba, etc.

Hasta que me di cuenta de que llevaba una hora hipnotizada con aquel chisme. Pero no solo yo, los perros también. Aunque si se lo acercaba, el sonido que produce al girar los asustaba. Debo reconocer que me gustó, pero jamás en la vida pagaría más de 4 o 5 euros por eso.

Toda esta historia, y tras ver que YouTube se ha inundado de vídeos con Finger Spinner, no he podido evitar recordar mi infancia con la peonzas, los tazos, las canicas, etc. Si señores nací a finales de los 80 y mi infancia transcurrió en los 90.

¿Por qué razón, en la era tecnológica, estos chismes emboban tanto?

En la vida hay que evolucionar, no siempre vamos a ser siempre los mismos, con los mismos gustos y aficiones. Es por ello que no podemos comparar las distintas generaciones. Como mucho, y desde un punto de vista personal y subjetivo, se puede valorar y premiar la infancia y adolescencia que cada uno ha vivido. Ni una es mejor, ni la otra es peor. Ha quedado suficientemente demostrado cómo cada generación es distinta, y por ello nos llama la atención que los jóvenes de hoy en día aparten la vista del móvil durante 20 minutos y presten atención a lo que yo llamo: La peonza del siglo 21.

A lo largo de los años, los cambios generacionales nos han llevado por diferentes etapas, desde jugar en la calle, a probar un ordenador por primera vez, a las consolas. Hemos pasado de distraernos con simples chapas, cromos o canicas, a pelear virtualmente y ahora de vuelta a las calles a ver quien es el o la que hace mejores trucos con su Finger Spinner.

¿Cómo algo tan básico y analógico puede adueñarse de nosotros?

Hay a quienes les inquieta y les altera el Finger Spinner, pero a mi, y al 90% de los usuarios nos relaja. Supuestamente está diseñado para personas con estrés y autismo. El tema es que este nuevo “juguete” sirve para aliviar un poco el estrés, la ansiedad o algunos de los síntomas presentes en ciertos grados de autismo. Al sujetarlo en la mano, puedes pasarte horas dándole vueltas al cacharrito sin ni tan siquiera mirarlo, de un modo totalmente automático e instintivo, habiendo casos de personas que han afirmado que les ayuda a concentrarse mejor. Pero como con tantas otras cosas, siempre están los que se lo van a comprar por moda como si se tratase de un Tamagochi o cualquier juguete pasajero.

Si no tienes dinero, o no te da la gana de comprarlo, existen 3 apps que simulan el Finger Spinner en la pantalla de nuestro smartphone, salvando las distancias, obviamente:

Fidget-Finger-Spinner
Fidget-Finger-Spinner
Developer: LISgroup
Price: Free

Fidget Handspinner Mega Pack
Fidget Handspinner Mega Pack

Ahora, si tenéis unos eurillos y os apetece probar lo auténtico, aquí tenéis algunas sugerencias:

Los hay de muchas formas y colores, si miráis un poco en las sugerencias o relacionados en Amazon, seguro que encontráis alguno que es guste.

Entusiasta, pro-activa y amante de los animales. Estudiante de Gestión económica y marketing, apasionada por la publicidad, la fotografía, la tecnología y la comunicación. Redactora en diversas webs.Viajar-reír-soñar-escribir.Siempre en constante aprendizaje. Nunca te des por vencido, porque incluso habiendo perdido, ¡has ganado!Entre Cádiz y Madrid.

Deja un comentario