Google compra HTC por 1.100 millones de dólares

Tras años de pérdidas millonarias en un sector en el que HTC fuera una de las marcas pioneras, la empresa taiwanesa ha acabado cediendo.

HTC pone fin a una larga agonía

La historia reciente de HTC ha estado plagada de batacazos comerciales. La imparable trayectoria de Apple, el despunte de Samsung en smartphones y el reciente auge de Huawei no han hecho más que terminar de enterrar a una empresa que fue puntera en este sector y que, por alguna razón, no han logrado mantener su posición en el mercado, a pesar de ofrecer dispositivos sobradamente competentes.

El tema es que tras muchos intentos de volver a calar en el mercado y en los usuarios, todos ellos con una tasa de éxito cuasi nula, HTC se ha visto con pérdidas millonarias a las que a duras penas ha podido enfrentarse, dejando en la empresa en la triste postura de tener que ponerse en venta.

Así pues, ha sido Google quien se ha hecho con esta empresa desembolsando 1.100 millones de dólares. A cambio de esta suma de dinero, Google se hace con el equipo técnico de HTC, del cual hay una parte que trabaja en el desarrollo de los Pixel; y obtiene acceso no exclusivo a la totalidad de la propiedad intelectual de la marca.

Esta maniobra apunta a ser ligeramente distinta a la que efectuó con Motorola en 2011, empresa que compró por 12.500 millones de dólares y que vendió a Lenovo por poco menos de 3.000 millones. La razón de esta diferencia de precios reside en que Google le vendió a Lenovo un logotipo, por resumirlo, quedándose la empresa de Mountain View con las patentes de Motorola.

La compra de HTC no va por estos derroteros, sino que Google la ha adquirido para poder tener una división de hardware a su entera disposición sin depender de terceros.

Ahora solo les queda esperar a inicios de 2018 para que el acuerdo de compraventa se haga efectivo.

Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

Deja un comentario