El Razer Phone es oficial

Hace algún tiempo ya os hablábamos del Razer Phone, ese smartphone orientado al sector gamer desarrollado por la conocida empresa fabricante de accesorios de este sector.

Razer Phone: tampoco es para volverse locos

Como decíamos, el Razer Phone parte de la base de ser un smartphone enfocado a los más jugones del sector móvil y para ello, Razer lo ha dotado de algunas características bastante interesantes, aunque no deja de ser un móvil de gama alta relativamente convencional.

Viene dotado de un procesador Qualcomm Snapdragon 835, 8 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento interno (ampliable con tarjetas microSD hasta 2 TB), pantalla IGZO LCD UltraMotion de 5.72″ con resolución QHD y una frecuencia de actualización de 120 Hz.

Por otra parte, también aporta una cámara trasera dual de 12 Mpx, una con apertura f/1.75 y la otra con  apertura f/2.6. En el frontal monta una cámara de 8 Mpx con  apertura f/2.0 y sin autoenfoque.

Su compatibilidad con redes pasa por LTE, 3G, WiFi 802.11 a/b/g/n/ac, así como Bluetooth 4.2, NFC. La batería no es extraíble y cuenta con una capacidad de 4.000 mAh, compatible QuickCharge 4+ de Qualcomm. Asimismo, también cuenta con altavoces frontales estéreo, con amplificadores duales, adaptador de sonido con certificaciones DAC THX y Dolby Atmos.

Y en cuanto a sistema operativo, vendrá con Android 7.1.1 Nougat, aunque ya han asegurado que se actualizará a Android 8.0 Oreo durante el primer trimestre de 2018.

Saldrá a la venta a finales de este mes por 699 dólares y según afirma la marca, lanzarán también una edición especial con el logotipo en el color verde neón tan característico de la marca.

 

Quitando de la frecuencia de actualización de la pantalla y los 8 GB de RAM (que a saber cuantos son realmente útiles) no es un smartphone que destaque por nada en concreto y se nos antoja más una maniobra de marketing que un hueco a cubrir.

Vía: Razer

Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

Deja un comentario