REVIEW: Energy Phone Pro 3

Por fin os puedo traer la review del Energy Phone Pro 3, el primer smartphone de Energy Sistem equipado con una doble cámara trasera.

Energy Phone Pro 3: ideal para el usuario intermedio

Presentado durante el MWC 2017, el Energy Phone Pro 3 es un smartphone que se aleja de la dinámica de la marca en materia de diseño. Si bien el modelo anterior venía rematado con cristal trasero y marco de aluminio, para este nuevo modelo han optado por un acabado más sobrio, siendo enteramente de aluminio, muy al estilo del OnePlus 3.

Asimismo, también hay cambios en el hardware, puesto que tras su breve colaboración con Qualcomm, Energy Sistem ha decidido volver a los procesadores MediaTek, equipando una CPU de ocho núcleos a 1’5 GHz, al que le acompañana 3 GB de memoria RAM y 32 GB de almacenamiento interno ampliables con MicroSD hasta 256 GB.

Si bien es cierto que el hardware cumple de sobra con un uso de perfil medio, a la hora de exigirle rendimiento nos podemos encontrar con que se nos queda algo corto, por lo que si eres de los que disfruta con juegos de móvil de gráficos elaborados, mejor apunta hacia otros modelos. No obstante, para gente que tira de correo, redes sociales, multimedia, navegación y juegos más ligeros, es un móvil que cumple con creces.

Por otra parte, la pantalla también presenta cambios, pues han vuelto a los paneles IPS tras hacer uso de los AMOLED en el modelo anterior. Ahora tenemos una pantalla de 5.5″ conformada por un panel IPS con resolución FullHD y un cristal antihuellas Dragontrail. Esta pantalla ofrece niveles de brillo bastante buenos, aunque si se expone directamente al sol su visualización se complica bastante.

La parte interesante está en la cámara trasera, equipada con un sensor doble firmado por Sony. El principal ofrece una resolución de 12 Mpx, mientras que el secundario es de 5 Mpx. Esta configuración de sensores es muy similar a la empleada en el HTC One M8, en el que el sensor secundario servía para “percibir” la profundidad de la escena para así poder aplicar un enfoque selectivo a posteriori. La cámara trasera cuenta con autoenfoque por detección de fase, flash de doble tono y funciones avanzadas como re-focus y efecto bokeh.

He de decir que el efecto de cambio de profundidad que ofrece el teléfono es mejor de lo que me esperaba. Básicamente, lo que hace es simular diferentes niveles de apertura para así aumentar o reducir la profundidad de campo. Como decía, el resultado es sorprendentemente correcto, siempre y cuando hayamos realizado una fotografía adecuada para tal efecto.

En el frontal tenemos una cámara con un sensor de 5 Mpx con 85º de ángulo de visión y flash LED para los selfies.

Otro punto destacable del Energy Phone Pro 3 lo encontramos en la batería. Con una capacidad de 3.000 mAh, esta batería da energía suficiente para aguantar casi hasta un día y medio de uso sin excesos.

En el apartado del software hay que hacer mención especial a que lo que corre por sus circuitos es una versión de Android 7.0 Nougat prácticamente pura, salvo por dos apps desarrolladas y preinstaladas por la propia empresa, lo cual siempre es de agradecer, puesto que nos ahorramos un montón de bloatware y espacio en la memoria interna que no hacen más que estropear la experiencia de usuario. Aunque eso sí, no todo van a ser flores, puesto que encuentro que va siendo hora de revisar la interfaz de usuario de la app de la cámara, la cual queda muy anticuada o desfasada con respecto al resto del sistema operativo.

Esto es, más o menos, lo que te puedes encontrar en el Energy Phone Pro 3. De todas maneras, tienes toda esta información y muchas más cosas en el vídeo que encabeza el post.

 

Energy Phone Pro 3

269€
Energy Phone Pro 3
7.2

Diseño

7/10

Rendimiento

6/10

Autonomía

8/10

Cámara

7/10

Precio

8/10

Pros

  • Duración de la batería
  • Cámara correcta
  • Construcción fiable
  • Precio razonable
  • Android (casi) stock

Cons

  • Rendimiento mejorable

Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

Deja un comentario