REVIEW: Google Pixel XL

Uno de los terminales que más está dando de que hablar desde que se presentó en octubre del año pasado es el Google Pixel, en cualquiera de sus variantes. La empresa del buscador no se lo pensó dos veces antes de tirar la casa por la ventana y dotar a su nueva gama del hardware más puntero.

Google Pixel: enterrando a los Nexus

La idea de que los Nexus desaparecieran no fue muy bien acogida por algunos usuarios, debido a lo que representaban estos teléfonos para la comunidad. Sin embargo, los Pixel vienen con un enfoque ligeramente distinto y con otro tipo de pretensiones más allá de ser terminales para desarrolladores. Los Pixel buscan ser terminales para todo el mundo, para el usuario básico, el medio, avanzado, desarrollador…

El tema es que este cambio de rumbo ha implicado que los Google Pixel se han convertido en smartphones de gama alta altísima que, como decía, montan un hardware a la última y a la altura de cualquier cosa que se pida de ellos.

Hardware

El Pixel XL es el móvil de mayor tamaño de esta serie, aunque el hardware sigue siendo el mismo en las dos variantes, salvo por la pantalla y la batería. A continuación, vamos a ver sus principales especificaciones:

Pixel XL
ProcesadorQualcomm Snapdragon 821 de 64 bits
Memoria RAM4 GB
Alamacenamiento interno32 GB / 128 GB
PantallaAMOLED de 5.5″ QHD
Cámara trasera12 Mpx, flash LED, auto-enfoque, f/2.0 y estabilizador óptico
Cámara delantera8 Mpx
Tipo de conectorUSB Tipo-C
Sensor de huellasEn la parte trasera
Batería3.450 mAh con carga rápida
Dimensiones154’7 x 75’7 x 8’6 mm
Peso168 gramos

.El conjunto del hardware operativo es una auténtica pasada, el Pixel XL vuela con cualquier cosa que se le pida. Juegos, apps, multitarea o multimedia, parece no tener techo. Cierto es que con el poco tiempo que lo he tenido no he podido explayarme demasiado en su uso y he echado mano de lo más rápido e inmediato, por lo que tampoco he podido analizar con exactitud la autonomía de la batería que, como veis en la tabla, tiene una capacidad desbordante. Lo que sí os puedo decir es que, jugando al Gear.Club (un simulador de conducción con gráficos muy desarrollados) la batería no ha bajado tan rápido como en el LG G5. En media hora de juego, a duras penas consumió un 8% de la batería, mientras que el G5 se llevó por delante cerca del 17% en el mismo tiempo.

Lamentablemente, tengo que decir que se echa en falta una ranura para poder ampliar la memoria interna con MicroSD, algo que para mi y para muchos usuarios es primordial.

Otro apartado fuerte en el que se apoya el Pixel XL es su pantalla de 5.5″ con resolución QHD o 2K, conformada por un panel AMOLED que ofrece un nivel de brillo muy óptimo, además de un color y contraste fantásticos. A eso se le suma que este tipo de paneles tienen un consumo muy inferior a los IPS que montan muchas otras marcas, lo que nos ayudará a optimizar la duración de la batería.

Un punto en el que yo quería pararme a fijarme bien era la cámara trasera, ya que en el momento de su presentación, Google sacó pecho afirmando que era la mejor del mercado y ciertamente, las fotos de muestra que enseñaron dejaban entrever una grandísima calidad fotográfica. Pero claro, como suele pasar, una cosa es la presentación y otra es la realidad.

Sí es cierto que la cámara del Pixel XL es una maravilla y su rendimiento es una pasada. Los disparos en HDR a contraluz quedan muy bien expuestos. La velocidad de disparo es realmente impresionante, más aún cuando tiramos en ráfaga. Y su estabilizador óptico nos permitirá dispara fotos sin que queden movidas o grabar vídeos hasta 4K con un mínimo de temblor en la imagen.

A continuación tenéis algunas fotos hechas con el Pixel XL comparadas a las mismas realizadas con el LG G5, para que os hagáis una idea más aproximada (pincha o toca las imágenes para ampliarlas).

Como podéis ver, el Pixel XL, saca fotos de una calidad tremenda, con un rango focal fantástico que nos proporciona unas profundidades de campo de lo más interesantes. No obstante, aunque en las tomas a contraluz le saca mucha delantera el LG G5, vemos que en las fotos nocturnas su menor apertura le pasa factura, obteniendo fotos menos luminosas que el gama alta de LG.

Eso sí, aún con todas las vueltas que le di, el Pixel XL no cuenta con un modo de disparo manual o Pro, lo que hace que no se le pueda sacar más partido a la cámara. Una verdadera lástima.

Software

Esta unidad del Pixel XL me llegó ya actualizada a Android 7.1.1 Nougat, llevándome la grata sorpresa de ver, por fin, un lavado de cara importante en la interfaz de usuario.

Lo primero que llama la atención es la supresión del botón que da acceso al cajón de aplicaciones, teniendo que acceder a él deslizando de abajo a arriba desde la parte inferior de la pantalla.

Asimismo, los botones Home, Retroceso y Apps Recientes también se han rediseñado. No es un cambio exagerado, pero se nota. Lo mismo ha pasado con el área de notificaciones que, al deslizarla una vez, tan solo muestra una línea con algunos ajustes rápidos y si la expandimos más nos mostrará el resto de ajustes.

El menú de ajustes también ha tenido su dosis de cambios, teniendo en cuenta que toda la interfaz se mueve en una paleta de colores basada en los colores corporativos de Google y de los productos de la gama Pixel.

Por cierto, en los ajustes de la pantalla me encontré con algo que me gustó especialmente y es que por fin se puede hacer que la pantalla principal se ponga en horizontal cuando giramos el teléfono sin necesidad de usar launchers alternativos.

Siguiendo con los ajustes de la pantalla, otro que me ha parecido una idea genial es el del Modo Noche, que hará que la pantalla muestre un tono cálido, filtrando así la radiación lumínica que interfiere en la concepción del sueño.

Otro ajuste que me ha parecido todo un detallazo es que también nos permite elegir el tamaño de lo que vemos en pantalla, tanto de los textos, como de los iconos o de los elementos de los menús. Una opción ideal para aquellas personas que tengan problemas de vista.

Obviamente, los iconos se han rediseñado, adaptándolos a la filosofía de los productos Pixel, aunque esto no es, ni de lejos, lo que más me ha gustado. En el Pixel XL, los iconos de las apps nativas de Google cuentan con una nueva e interesante función. Si mantenemos pulsado sobre algunos de ellos, en vez de lanzarlos a la pantalla principal, nos mostrarán una lista de acciones rápidas que podemos realizar en la app. Por ejemplo, si hiciéramos esto sobre el icono de la cámara, nos saldrían como acciones rápidas “Hacer un selfie” y “Grabar vídeo“. Como os decía, esto solo lo hacen con algunas apps de Google, por lo que las de terceros, a menos que lo implementen los desarrolladores de las apps, no disponen de esta función.

Diseño y construcción

He de reconocer que cuando se presentó el Google Pixel, no me pareció ningún alarde de diseño e incluso, a tenor de los precios, me esperaba algo más elaborado. Sin embargo, al tenerlo en la mano transmite mucha fiabilidad y es un dispositivo muy rígido. Construido completamente en aluminio y con un cristal que ocupa casi la mitad superior de la parte trasera donde se ubica el rapidísimo lector de huellas dactilares, el Pixel XL es un teléfono grande, aunque no incómodo de manejar.

De frente recuerda mucho a los modelos más recientes de Apple, pero su parte trasera es totalmente inconfundible y característica. Como decía, el tacto del teléfono es fiable y además, muy agradable, aunque sí es algo más grueso de lo que estamos acostumbrados últimamente, llegando a 8’6 mm y también se le nota algo más pesado que otros modelos similares.

El único punto negativo que le veo a su diseño es que no cuenta con la más mínima resistencia al agua, lo que le resta puntos a la hora de enfrentarse a sus rivales de Samsung o de otras marcas. No es que sea necesario que los móviles sean resistentes al agua, pero siempre es un valor añadido interesante.

Conclusiones

El Google Pixel XL me ha sorprendido muy gratamente. Hace gala de un rendimiento impresionante, una cámara fantástica y la duración de la batería (en los 4 días que lo he tenido) me ha parecido bastante buena.

Las principales pegas que le veo es que no cuente con posibilidad de ampliar el almacenamiento interno con MicroSD, no cuenta con resistencia al agua y, la mayor de sus pegas, su precio. Está claro que es un dispositivo espectacular, pero no tanto como para rondar los 1000 euros en los países en los que ya está a la venta.

Google Pixel XL

Google Pixel XL
8.2

Diseño

9/10

    Rendimiento

    10/10

      Autonomía

      10/10

        Cámara

        9/10

          Precio

          4/10

            Pros

            • Potencia
            • Cámara
            • Pantalla
            • Mejoras en SO

            Cons

            • Sin MicroSD
            • Sin resistencia al agua
            • Precio elevado
            Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

            3 Comentarios

            Deja un comentario