REVIEW: LG G5

Por fin os puedo traer la review de uno de los teléfonos que mejores sensaciones me ha dejado este año, el LG G5. Al leer esto sé que más de uno habrá pensado: “Se nos ha estropeado Cédric y va con lag… Mucho lag, el G5 salió en el MWC16“. En mi defensa diré que lo recibí a finales de septiembre y que le tenía muchísimas ganas, por lo que me he tomado mi tiempo para exprimirle hasta el último herzio y miliamperio.

Nuevamente, para los que no queráis leer la review escrita, tenéis el vídeo en el encabezado del post.

Hardware del LG G5

El hardware del LG G5 viene encabezado por un procesador Qualcomm Snapdragon 820 de 64 bits, con cuatro núcleos a 2’2 GHz, acompañado por una GPU Adreno 530 y 4 GB de memoria RAM de tipo LPDDR4, sumándose a ello una capacidad de almacenamiento interno de 32 GB que podemos ampliar por medio de tarjetas MicroSD hasta un total de 2 TB.

Si bien LG optó por un procesador menos potente que el de sus competidores el año pasado para el G4, este año han cambiado de rumbo por completo y han tirado la casa por la ventana, optando por lo más puntero del momento para hacer que este smartphone vaya como la seda. En efecto, el LG G5 fluye más que Bruce Lee repartiendo guantazos. No da enganchones de ningún tipo, ni latencias, ni acusa de pérdidas de rendimiento de tipo alguno. De hecho, os diré que en el tiempo que lo estoy usando no he usado el botón de apps recientes ni una sola vez. Ya puedo dejar varios juegos en 2º plano, abrir más aplicaciones, dejarlas también en 2º plano. No hay manera de hacer que se atasque. Es el caso de decir que, en el G5, LG ha hecho un muy buen trabajo.

Un punto muy destacable de este hardware es que no adolece del defecto del G4, el cual se recalentaba una auténtica barbaridad cuando nos poníamos exigentes con él. El G5 apenas sube de temperatura cuando funciona a pleno rendimiento, aunque creo que se debe a que emplea un procesador mucho más potente, por lo que tiene que hacer menos esfuerzo y a que el cuerpo es de aluminio, material que disipa el calor de una manera mucho más eficiente que el policarbonato del G4 que, si le sumábamos el acabado de cuero, llegaba a temperaturas realmente preocupantes.

En cuanto a la pantalla, tenemos un panel IPS Quantum Display de 5.3″ con resolución QHD y 554 puntos por pulgada de densidad, una maravilla. La definición que ofrece es sencillamente de manual y a nivel de color y contraste está bien equilibrada, aunque a veces me da la sensación de que el blanco da un tono ligeramente azulado. El brillo, a su nivel máximo es más que suficiente para ver con claridad lo que hay en pantalla estando expuesta a la luz directa del sol, como viene siendo habitual en las IPS. Además, dispone también de la función AOD (Always On Display), aunque al ser un panel IPS, su consumo es algo mayor que el de las AMOLED de Samsung, puesto que en las AMOLED un pixel negro, en realidad, es un pixel apagado, no retroiluminado. En las IPS, aunque el pixel se muestre negro, queda retroiluminado, cosa que se aprecia con el AOD activado y estando totalmente a oscuras. Lo bueno del AOD, es que nos muestra el reloj y los iconos de las apps en las que tenemos notificaciones pendientes de leer, por lo que podemos ver esta información de un vistazo rápido. Otro punto bueno es que cuando nos metemos el móvil en el bolsillo/bolso o simplemente le damos la vuelta dejando la pantalla contra una superficie, esta se apaga totalmente gracias al sensor de proximidad, lo que nos ahorrará unos valiosos miliamperios de la batería.

LG no se ha olvidado de uno de los puntos que mejores críticas le ha proporcionado en los últimos 3 años: la cámara. En cuanto a la cámara trasera, vemos novedades importantes, empezando por que tenemos doble cámara. Se mantiene la cámara principal con sensor propio de 16 Mpx, apertura f/1.8, auto-enfoque láser, flash LED y un estabilizador óptico fantástico, lo que nos ofrece unos resultados realmente espectaculares, más aún si hacemos uso del modo manual, que nos permite ajustar parámetros como la velocidad de disparo, exposición, sensibilidad ISO o el balance de blancos.

Galería de imágenes de la cámara principal

No obstante, el conjunto óptico que encontramos a su lado, no es tan avanzado, pues se trata de un sensor de 8 Mpx con apertura f/2.4, compartiendo el láser para el enfoque y el LED del flash. Aunque no ofrece los mismos resultados a nivel de resolución y de luminosidad, tampoco se queda muy atrás, teniendo en cuenta que también podemos usar el modo manual con esta cámara. Sin embargo, esta cámara cuenta con otro tipo de valor añadido, puesto que monta una lente gran angular con un campo de visión de 135º que nos proporciona imágenes muy similares a las que disparan las cámaras como GoPro.

Galería de imágenes del cámara secundaria

En las fotos en las que veáis dos imágenes juntas, tened en cuenta que la que está arriba se hizo con la principal y la de abajo con la secundaria a la misma distancia, así os hacéis una idea de la diferencia.

Como se puede ver, mientras que la cámara principal nos ofrece un efecto mucho más “reflex“, con distancias de enfoque muy buenas y ese efecto bokeh (desenfoque entre el primer término y el segundo) tan característico del citado tipo de cámaras; vemos que la secundaria se ajusta más al estilo de las GoPro, como decía antes, con esa característica aberración de lente por la que los objetos se agrandan cuanto más cerca están de la lente y las líneas rectas se curvan cuanto más se aproximan a los lados de esta. Vamos, que el LG G5 ofrece fotografía para todos los gustos.

La cámara frontal hace uso de un sensor de 8 Mpx con apertura f/2.0 y un ángulo de visión bastante decente o al menos lo suficiente como para que nuestro colega de turno no se quede fuera del selfie.

En cuanto a la conectividad, el G5 viene equipado con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, Wi-Fi Direct, DLNA, 3G, LTE Cat. 9, Bluetooth v4.2 A2DP, NFC, GPS con soporte A-GPS y GLONASS, infrarrojos, conector de auriculares de 3’5 mm, lector de huellas dactilares y puerto USB Tipo-C.

Un dato que llama la atención es la batería. En el LG G4 teníamos una batería de 3.000 mAh con una autonomía algo dudosa (también es cierto que este siempre ha sido uno de los puntos débiles de LG) y en el G5 tenemos una batería extraíble (detalle importante) de 2.800 mAh, es decir, 200 mAh menos que su predecesor. Lo curioso es que, a pesar de equipar un hardware mucho más potente, la autonomía de la batería del G5 es notablemente superior a la del G4, sin llegar a ser algo escandaloso en comparación a sus competidores, como el Samsung Galaxy S7. Aún así, el LG G5 se mueve en cifras bastante aceptables. Sin olvidar que la batería del G5 es compatible con la carga rápida QuickCharge 3.0 de Qualcomm.

Software

El LG G5 sale de fábrica con Android 6.0 Marshmallow con una revisión de la interfaz de usuario Optimus UX de la marca en la que, con respecto al G4, vemos un lavado de cara bastante importante a nivel de diseño y colores, aunque no tanto a nivel de funciones. Otra cosa que se ha mejorado es el tiempo de respuesta de la capa, siendo esta nueva versión bastante más rápida y fluida que la anterior.

Según parece, el LG G5 estaría muy próximo a actualizarse a Android 7.0 Nougat con la versión de Optimus UX que opera en el LG V20, el modelo de gama alta más reciente de la marca surcoreana. La actualización debería desplegarse vía OTA durante las próximas semanas, así que es muy probable que antes de acabar el año (o incluso el mes) empiece a llegar.

Diseño y construcción

Debo decir que cuando asistí a la presentación del LG G5, el móvil me pareció más bien feo, más que nada porque me esperaba un diseño similar al del G4 o del V10, con la botonera trasera bajo la cámara. No obstante, el diseño del G5 responde a una necesidad: la de ofrecer un dispositivo con cuerpo metálico y batería extraíble, lo cual lo convirtió en el primer smartphone en aunar estas dos características, por lo que la mejor solución para LG era reubicar los botones de volumen al lateral izquierdo, dejando tan solo el de encendido con el lector de huellas en la parte trasera. Igualmente, la ranura de la NanoSIM y la MicroSD también se han reubicado al lateral derecho del teléfono, lo que nos deja con que la parte inferior del teléfono (de plástico) se desacopla, pudiendo así sacar la batería que va fijada a dicha pieza.

El hecho de poder desacoplar la batería, además de permitirnos cambiar de batería, también nos da opción a utilizar accesorios que montan su propia batería, como el módulo de empuñadura de cámara o el de audio de Bang&Olufsen.

De todos modos, pasado un tiempo, uno se va acostumbrando al diseño del G5 y casi pasa a un 2º plano gracias al buen hacer del teléfono, aunque lo que no termina de gustarme nada es la joroba de la cámara, que la hace sobresalir mucho y corre el riesgo de acabar llena de arañazos.

En el frontal, salvo la parte inferior que se desacopla, está todo cubierto por un cristal Gorilla Glass que se curva ligeramente al llegar a la zona superior del teléfono, justo donde están la cámara frontal y el auricular.

Algo muy destacable de la construcción del móvil es su rigidez. Al ser todo de metal, el conjunto es muy sólido y fiable, aunque muy sensible a presentar muescas en el aluminio en caso de caídas o golpes.

Conclusiones

El LG G5 es un terminal muy equilibrado en el que LG ha puesto mucho empeño por ponerlo a la altura de sus rivales de Samsung, Sony, HTC, etc; el cual tan solo adolece de un par de detalles diseño poco convincentes y de una batería que, si bien es cierto que mejora con respecto al modelo anterior, también es cierto que sigue siendo uno de los puntos flacos del terminal.

De todos modos, el móvil rinde de maravilla, ofreciendo un hardware potente con una cámara principal de las mejores, junto con una pantalla espectacular.

LG G5 SE H840 – Smartphone de 5.3” (32 GB, 4G, Android 6.0 Marshmallow, cámara de 16 MP), color negro

Price: EUR 359,50

3.3 de un máximo de 5 estrellas (13 customer reviews)

9 used & new available from EUR 307,82

Galería de imágenes del LG G5

LG G5

385
LG G5
8.5

Diseño

7/10

    Rendimiento

    10/10

      Autonomía

      8/10

        Cámara

        10/10

          Precio

          9/10

            Pros

            • Rendimiento
            • Cámaras
            • Cuerpo metálico
            • Precio
            • Batería extraíble

            Cons

            • Diseño
            • Autonomía
            Creador de smartphonesworld.es, apasionado de las nuevas tecnologías, usuario de Android, fotógrafo amateur, diseñador gráfico, filmmaker, músico, devorador de cómics, sarcástico empedernido, insomne profesional y soñador a tiempo completo con un punto de vista distinto.

            Deja un comentario